La tragedia de Mocoa

Colombia está de luto. Un evento de avenida torrencial de tres ríos que cruzan por las inmediaciones de la capital del departamento del Putumayo tomó la vida de, hasta ahora, casi trescientas personas.
¿Las causas? Varias. El fenómeno climatológico extremo que afecta al norte del Perú, al Ecuador y sur de Colombia (fenómenos cada vez más comunes por el calentamiento global), la deforestación de la selva amazónica y la casi nula planificación del desarrollo urbanístico en gran parte de los territorios más alejados de la geografía nacional.
Las intensas lluvias produjeron el fenómeno de avenida torrencial que destruyó parte del poblado de poco más de cincuenta mil habitantes, y las actuaciones temerarias del ser humano magnificaron sus efectos. Dolor.
Eventos como esos nos recuerdan la necesidad de reconocer al cambio climático como una realidad y establecer políticas para mitigar sus efectos, así como insistir en la necesidad de planear nuestros territorios alrededor del componente de gestión y prevención del riesgo.
Ojalá el estado tome los correctivos necesarios, pero, por el momento, debemos desear paz eterna para quienes desafortunadamente perdieron sus vidas, y expresar nuestra solidaridad y apoyo (no solo con palabras) para quienes lo perdieron todo.
Ojalá y estas tragedias nunca sucediesen…
Imagen: El espectador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s