¿Quién la tiene más larga?

Lo sé, no es un buen título. Pero me cuesta pensar en una frase diferente al recordar el tema de las amenazas nucleares entre el presidente de los Estados Unidos de América, el señor Donald J. Trump, y el monarca norcoreano, Kim Jong-Un.

El cruce de intimidaciones para determinar quién posee el mejor arsenal nuclear, o en palabras del primer mandatario estadounidense «el botón más grande», es una discusión, si se quiere, algo más trascendental sobre el viejo dilema masculino de quién la tiene más larga.

Una que nos arroja hacia los límites de la estupidez humana.

Parece que todo ha quedado en mera bravuconería -al menos por ahora-, si bien es imposible determinar cuándo resuelvan esos dos medirse el tamaño definitivamente.

Y preocupa que otros «líderes mundiales» también se la quieran medir.

Espero que jamás se decidan a hacerlo, pues el ego desaforado llevaría a la humanidad a un escenario impredecible y al final del orden social que ha imperado durante las últimas décadas; si bien imperfecto y depredador, uno que ha llevado cierto bienestar social a buena parte del globo.

Para finalizar, me pregunto: ¿qué sucede en las democracias civilizadas? ¿Por qué se eligen populistas y extremistas incendiarios como Donald Trump?

¿Es el fin de la sensatez?

Imagen: el comercio

Relacionado: Así empieza

Buitres

Inicio el texto ofreciendo disculpas a los buitres. Son desagradables y los asociamos con la inmundicia, pero ellos, a diferencia de muchos seres «civilizados», sí cumplen con un propósito importante en el mundo.

Disculpas presentadas, quiero referirme en este escrito a los buitres políticos. En especial a dos compatriotas —si bien los políticos en cualquier lugar del mundo aplican métodos y triquiñuelas similares—, quienes la semana pasada mostraron toda su ruindad y avidez de sangre.

El sábado 27 de enero, Colombia fue sacudida por un atentado terrorista perpetrado cerca a la ciudad de Barranquilla, el cual los asesinos cobardes dirigieron contra una estación de policía. Había transcurrido mucho tiempo ya desde la última vez que el país enfrentó un atentado de ese tipo, pues si bien la violencia derivada del crimen organizado la continuamos padeciendo, los atentados terroristas comenzaban a vislumbrarse como algo del trágico ayer.

El infame ejercito de liberación nacional —ni es ejército, ni es nacional, ni han liberado siquiera a sus madres—, mejor conocido como ELN, se atribuyó el atentado; dando así un puntapié a la mesa de negociaciones de paz instalada en el vecino Ecuador. Esos terroristas cobardes jamás han mostrado real voluntad de paz y deben ser enfrentados con toda la contundencia de las fuerzas militares del estado. Merecen completo repudio nacional e internacional. Seguir leyendo “Buitres”

Los huesos del rey

El viejo rey supo que los días de gloria eran cosa del pasado. Los plebeyos murmuraban. A lo largo y ancho del reino se decía que los buenos tiempos del soberano magnífico eran ya una leyenda, y él un anciano decrépito sin poder. Las hienas conspiraban. El tiempo de la sucesión había llegado y los candidatos a usurpar la corona continuaban con su marcha ininterrumpida hacia el trono.

—No lo entiendo, mi fiel mono —dijo el rey—. Hemos gozado de paz y abundancia desde el momento mismo en que me hice al trono. La manada es numerosa y el reino próspero. El pueblo tendría que venerar a este atribulado príncipe, pero brinda apoyo a las hienas que maquinan en las sombras para derrocarlo.

—El vulgo es traicionero y veleidoso, mi señor —replicó el mono—. Únicamente siguen al fuerte. Tan pronto se deleitan con el hedor de la blandura osan clavar el puñal.

—Que la pitón se presente ante mí —ordenó el soberano—. Deseo guía espiritual.

El sirviente obedeció. La pitón atendió el llamado y serpenteó por las sabanas reales para entrevistarse con el gobernante. Era vieja, también. Fue compañía y guía del león en sus días de juventud, dándole con sus consejos y sabiduría las llaves del reino del valle.

—Mi fiel pitón —exclamó el viejo rey al verle—. Me alegra que hayas atendido el llamado de tu príncipe.

—Jamás me negaría a usted, mi señor —respondió ella al hacer una reverencia—. No importa que el destino haya dictaminado, con una crueldad extrema, que nuestros senderos habían de separarse y mi consejo no le fuese de más de utilidad. Pero aquí está su vasalla —le dijo al elevarse sobre la cola—. Hable pues, mi soberano, que esta vieja súbdita le escucha. Seguir leyendo “Los huesos del rey”

Guerrillero

Me alegra verte de civil

esperanza brinda la paz,

soy feliz al verte sin fusil

y no atentar contra la sociedad.

 

Perdóname, no puedo perdonarte.

Recuerdo los malditos secuestros,

las tomas sangrientas a los pueblos

y aquellos collares bomba siniestros.

Seguir leyendo “Guerrillero”

Así empieza

Lucas Trund no pronunció palabra desde las tres de la tarde. Sabía que cualquiera fuese la decisión, su país ya no sería el mismo. Una hora había transcurrido desde el ataque en el pacífico. Los noticiarios parecían reventarse con los titulares maliciosos y el nacionalismo barato. Los Estados Confederados de América, y el mundo entero, aguardaban por las palabras de aquel extraño hombre de peluquín colorado.

—¿Está seguro, señor presidente? —preguntó Hillary Dickens, secretaria de estado. Su rostro gritó incredulidad.

—Los Estados Confederados de América no podemos permitirnos tal humillación —respondió Trund—. El mundo ha de tener claro que nuestra palabra es ley.

Abraham Roosevelt los observaba desde un rincón. Consideró intervenir. Supo que el ataque nuclear ordenado por el presidente Trund le robaría la vida a una generación entera de sus compatriotas. Peor aún. Llevaría sangre y fuego a su país. Tal decisión desencadenaría el temido apocalipsis.

—Señor presidente, le ruego considere otras alternativas. —Hillary Dickens lo dijo en tono de súplica—. Tal vez un bombardeo a las instalaciones militares enemigas sea suficiente.

—¡No! —gruñó Trund—. Los Estados Confederados de América prometimos a ese hombrecillo de ojos rasgados un ataque nuclear sin precedentes a la menor provocación. El hombrecillo cohete decidió poner a prueba nuestra determinación. Es hora de que sienta el terror —dijo. Su rostro color zanahoria pareció hincharse—. Él, y el resto del maldito mundo, lo sentirán. Seguir leyendo “Así empieza”