El mundo está mal

Estoy mal, tal vez

o es quizá el mundo

lo que está al revés

lo que hiede inmundo.

Los días fríos aburren

las noches cálidas enferman

injusticias las mentes carcomen

buenas ideas se sublevan.

Seguir leyendo “El mundo está mal”

Vivir es cuestión de suerte

Podrías llamarlo destino

podrías invocar libre albedrío

¿No estarías clamando desatinos?

Díselo a quien nace en hogar podrido.

 

Nacer es cuestión de pura suerte.

No controlas el cuándo, ni el cómo

mucho menos el malvado en dónde.

Nacer, te lo juro, es como la muerte.

 

Seguir leyendo “Vivir es cuestión de suerte”

Lo hará de nuevo

554954_1
Claudia Morales, periodista que afirma ser víctima de violación.

Gran revuelo ha causado en este país -en especial el país político- una columna de la periodista Claudia Morales, publicada en el diario El Espectador y titulada una defensa del silencio. En el texto, la periodista relata una atroz violación sufrida varios años atrás a manos de su jefe de aquel entonces. No cuenta en qué año sucedió; mucho menos la identidad del agresor. Únicamente lo refiere como «él» y asegura no haberlo denunciado y tener la intención de jamás hacerlo. Le teme. Y mucho.

Es su decisión y debe respetarse. Punto.

Muchos se han indignado y gritan a los cuatro vientos que la mujer abusada tiene la obligación de revelar la identidad del violador. Argumentos van y vienen; algunos razonables, otros no tanto. En lo personal respeto los razonables, pero nadie, absolutamente nadie, debería arrogarse el derecho a pontificar sobre tal experiencia traumática y la decisión firme de la periodista agredida. Seguir leyendo “Lo hará de nuevo”

Guerrillero

Me alegra verte de civil

esperanza brinda la paz,

soy feliz al verte sin fusil

y no atentar contra la sociedad.

 

Perdóname, no puedo perdonarte.

Recuerdo los malditos secuestros,

las tomas sangrientas a los pueblos

y aquellos collares bomba siniestros.

Seguir leyendo “Guerrillero”

Vergüenza de tu pueblo

Rata encorbatada que saqueas a los pueblos,

te haces elegir para escupirnos el rostro.

El tesoro público saqueas sin decoro,

plaga lanzada desde los crueles infiernos.

 

Robar es lo único que haces;

prostituta que se vende al mejor postor.

Del pueblo hambriento desdeñas el sudor,

y mueres por besarle el culo en elecciones. Seguir leyendo “Vergüenza de tu pueblo”

Te gritan puta

Licor adulterado en exceso

polvos blancos por doquier,

veinte hombres en tu haber

asiduos clientes de tu sexo.

 

Sonríes, si bien mueres por marcharte,

finges interés, si bien te importa un bledo.

Te asquea pensar que sentirás los dedos

de un borracho que paga por amarte. Seguir leyendo “Te gritan puta”

Su color verdadero

Amaru Pascal caminó en círculos alrededor del visitante. Fijó sus pequeños ojos color negro profundo en la humanidad de Álvaro Malquisto, político de poca monta. Las elecciones a la alcaldía de San Juan de Sahurí se vislumbraban próximas y aquel sujeto no tenía la victoria asegurada.

—¿Y bien? —Malquisto soltó una sonrisa nerviosa—. ¿Qué opina, Amaru? ¿Resultaré elegido?

—No.

La decepción marcada en el rostro del político fue notoria. Casi derramó una lágrima al escuchar aquella palabra cargada de rigor fúnebre, pues mucho había en juego: estabilidad financiera, la paz en su hogar, y más importante aún, el dinero de los mafiosos. Triple J y el senador Barreras le habían señalado en varias ocasiones los grandes errores que cometía. Sabía que le culparían en caso de perder las elecciones y por ende sus aportes. Fue mucho el dinero invertido por ellos en la campaña y Álvaro Malquisto tenía absoluta certeza de que habría de pagar en sangre.

—¿Está segura? —preguntó él—. La campaña va muy bien.

—No hay lugar a dudas.

—¿Podría hacer algo para ayudarme?

—Yo no —respondió la mujer—, pero el espíritu supremo sí. Tendríamos que rogar su ayuda.

Malquisto accedió. De hecho, clamó de rodillas. Amaru Pascal practicó un breve ritual en compañía de su cliente. Sacrificó un ave de corral dentro de un círculo negro y rojo dibujado en el piso de una de las habitaciones de la casa. El político permitió que le pintaran símbolos exóticos en el cuerpo con la sangre del animal sacrificado, para después beber una pócima que supuestamente haría irresistibles sus palabras a los oídos de todo San Juan de Sahurí. Con eso la victoria estaría asegurada.

—He de advertirle algo. —Amaru Pascal tomó a su cliente por las manos luego de terminar el ritual. Lo miró a los ojos—. El espíritu supremo exige devoción absoluta. No volverá usted a pisar templo religioso alguno y habrá de venir aquí cada fin de mes a presentar ofrendas. No lo haga —continuó la mujer— y su color verdadero será revelado al pueblo. Sufrirá mucho, se lo prometo.

—Pierda cuidado; así lo haré. Seguir leyendo “Su color verdadero”